Ponte en contacto con nosotras y danos la oportunidad de compartir contigo el maravilloso proceso de embarazo y parto. Verás que juntas lograremos un parto natural y que tu bebe tenga la mejor bienvenida al mundo. Conoce aquí el temario de nuestro curso.

El uso de chupón

El uso de chupón

SHARE
, / 673 0

La conclusión a la que se llega en un artículo publicado en el Journal of Human Lactation es que el uso del chupón está asociado con bajos grados de lactancia materna, así como otros efectos negativos. Existe una asociación entre el uso del chupón y la confusión de succión así como otras dificultades al iniciar la lactancia, en su duración, problemas dentales, entre otros, sin embargo también encontraron que su uso está asociado a un menor porcentaje de síndrome de muerte súbita (SMSL).

Los chupones suelen usarse para calmar al lactante sin darle de comer por lo que los bebés que usan chupón pueden mamar menos veces al día. Al disminuir la estimulación del seno y la extracción de la leche, la producción de la misma disminuye, lo que puede derivar en el abandono precoz de la lactancia materna. Por lo tanto, el uso de chupón parece complicar y aumentar el problema de succión que de otro modo podría ser superado.

Ruth Lawrence, se llega a la conclusión de que, a pesar de que el término “confusión de succión” no se ha aceptado en la literatura médica, hay fuertes evidencias psicosomáticas que sugieren que la impronta humana puede ser alterada por la introducción de objetos extraños durante el proceso de impronta.

Cuando la lactancia es la norma, se acepta que el seno es la principal fuente de consuelo y se piensa que el bebé que usa chupón “lo hace en vez del seno”, situación totalmente diferente cuando se trata de lactancia artificial; por lo que el uso del chupón es desaconsejable cuándo se desea amamantar, ya que el seno le puede brindar el consuelo necesario, además de su alimento.

En cuanto a la disminución del riesgo de muerte súbita del lactante se dice que el mecanismo por el que se cree los lactantes son protegidos, es aún especulativo pero debe estar relacionado con el mantenimiento del aire a través de los conductos de las vías respiratorias, es importante señalar que los bebés amamantados tienen 5 veces menos riesgo de sufrir SMSL comparado a aquéllos alimentados con leche en fórmula.

Se debe considerar que siempre que se usa algún sustituto del seno hay consecuencias, y en el caso del chupón pueden ser aumento lento de peso, candidiasis, confusión entre el chupón y el pezón, mastitis y un mayor riesgo de destete temprano.

Sin embargo, en los bebés pre-términos que son alimentados con sonda, se ha comprobado que el uso del chupón acelera la maduración del reflejo de succión, consiguiéndose tempranamente una succión organizada, lo que facilita una transición más rápida a la alimentación oral. Los bebés pre-términos que han usado chupón presentan menos tiempo de tránsito intestinal y una ganancia de peso rápida, que permite darlo de alta del hospital más pronto.

Por otra parte, los bebés que utilizan chupón por más de un año presentan con mayor frecuencia malformaciones dentales como la mala oclusión con mordida abierta interior y mordida cruzada posterior. Además los niños habituados al chupón sufren una alteración de la flora bacteriana y una hipertrofia del sistema linfático, por lo que suelen ser respiradores bucales, lo cual empeora la mala oclusión.

Además los bebés que usan frecuentemente el chupón tienen mayor incidencia de infecciones del oído medio, y como consecuencia cuando son repetidas, de hipoacusia -disminución de la capacidad auditiva- y por lo tanto retraso del desarrollo del lenguaje. Los bebés amamantados exclusivamente tienen menos otitis en los primeros 6 mese de vida, pero si tienen la primer otitis en este período es aconsejable suspender gradualmente el chupón.

En caso de que se decida dar al lactante nacido a término chupón, éste se deberá dar hasta que pasen 15 o más días posteriores al nacimiento -hasta que la lactancia esté bien establecida-, se deberá utilizar de forma esporádica y no debe sustituir la tetada, la madre debe decidir usar el chupón solamente cuando está segura que las necesidades de su bebé -alimento, confort y contacto humano- han sido satisfechas.

Además se deben utilizar chupones que cumplan con todas las normas de seguridad en su fabricación, así como cumplir minuciosamente las instrucciones del fabricante en cuanto a su higiene y uso. El chupón jamás debe colgarse de un cordón en el cuello del bebé.

A partir de los 8 meses se debe restringir su uso y se sugiere suprimirlo al año de edad.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

PASSWORD RESET

LOG IN