www.psicoprofilaxis.org

Mapa del Sitio

Parto en Agua

UN POCO DE HISTORIA
 
Las primeras referencias al parto en agua, se remontan a la Antigüedad en la Isla de Creta en donde algunos niños nacían de esta forma. En Egipto, los niños o niñas predestinados a ser sacerdotes también nacían de esta manera. Durante la época moderna, el parto en agua es retomado por el Médico francés Michel Odent.
 


En una clínica de partos en Pitiviers en Francia, este médico ofrece una tina de agua a las mujeres con partos difíciles y prolongados para facilitarles su labor. No era intención de Odent, en esta clínica, que los bebés nacieran en el agua. Sin embargo, sus madres estaban tan cómodas en la tina que se rehúsan a salir para dar a luz a su bebé y terminan pariéndolo dentro del agua.
 



¿QUÉ ES EL PARTO EN AGUA?
Para entender el parto en agua, hay que entender primero el concepto de parto humanizado o parto suave. Este tipo de parto, cada vez más difundido en el mundo, es un tipo de nacimiento en donde hay respeto a la forma y tiempo para parir de cada mujer. Esta tiene libertad absoluta de movimiento, puede expresarse libremente, puede beber y comer durante el trabajo de parto, puede hacerse acompañar de personas de su confianza durante el trabajo de parto y el parto, la frecuencia cardiaca de su bebé es monitorizada en forma intermitente para comprobar su bienestar, sin necesidad de utilizar un monitor fetal que inmovilice a la mujer y la ate a una cama. Se trata de utilizar las menos intervenciones médicas posibles (suero, goteo de oxitocina, prostaglandinas, rasurado púbico, enema, etc.), para que la mujer se sienta cómoda y tranquila durante el trabajo de parto. El parto en agua, no es otra cosa que una forma de parto humanizado. El agua es un recurso muy valioso para promover la relajación y la comodidad de la mujer mientras tiene contracciones. El uso de paños calientes, de una regadera y de la tina son importantes para ayudar a la mujer, que quiere dar a luz en forma natural, a manejar mejor su trabajo de parto. Las mujeres, cuando su trabajo de parto está muy avanzado y se sienten molestas por las contracciones, pueden sumergirse en agua para relajarse. Es común que en el momento que entran a la tina reporten un enorme alivio y perciban más suaves las contracciones, aunque estas no hayan bajado de intensidad. Además, cuando las mujeres se sumergen en agua caliente, se conectan con la parte más primitiva de su cerebro y eso les permite moverse, expresarse y actuar en forma instintiva para parir a su bebé conectadas con su cuerpo. La tina es el recurso ideal para la parte más intensa y difícil de trabajo de parto que es la transición. Es decir, la fase más corta en tiempo pero más difícil en manejo del trabajo de parto que dura aproximadamente una hora. Muchas mujeres después de la transición sienten la necesidad de salir del agua, porque ya no se sienten cómodas, y dan a luz fuera de la tina. Otras, se sienten tan a gusto dentro de la tina que no quieren salir y dan a luz a sus bebés en el agua. De esto es de lo que se trata el parto en agua, de la comodidad de la mujer, su bienestar no se trata de que el bebé forzosamente nazca en la tina, o de pretender que sea una persona super dotada o con inteligencia o capacidades excepcionales. Muchas mujeres que pensaban dar a luz en agua, terminan por salir de la tina y otras que jamás pretendieron hacerlo, en el momento que entran en el agua, deciden no salir hasta que el bebé haya nacido. Lo importante, lo que promueven los organismos internacionales como la OMS, no es que los bebés nazcan en el agua, sino que haya partos humanizados.
¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN PARTO ORDINARIO Y UN PARTO EN AGUA?
La diferencia entre un parto ordinario y un parto en agua radica en la comodidad que sumergirse en agua puede representar para la mujer. El estado de ingravidez, que es una característica de sumergirse en agua, le permite a la mujer sentirse menos pesada y moverse, no solamente con libertad, sino en forma instintiva. Otra ventaja de parir en el agua puede ser, que el periné que es el conjunto de músculos que sostiene nuestros genitales, se relaja por la acción del agua caliente. Eso facilita que la vagina se distienda al salir la cabeza del bebé y nos lleva no tener desgarres o a tener desgarres muy pequeños. Esto permite que en los partos en agua no se requieran episiotomías, de hecho están contraindicadas.

En la Ciudad de México los partos en agua se llevan a cabo, generalmente, en el hospital. Hay un hospital y dos clínicas que cuentan con facilidades para este tipo de partos. La ventaja de estar en un hospital, es que cualquier problema se resuelve en un quirófano que está a 4 puertas de distancia.
¿CÓMO SE PREPARA LA MADRE PARA UN PARTO EN AGUA?
El parto en agua y el parto humanizado requieren una preparación en un curso psicoprofiláctico. Esto es porque la idea de usar una tina de agua es, precisamente, para tener un recuso más para las mujeres que no desean utilizar un bloqueo peridural. De hecho en Estados Unidos de Norteamérica le llaman al bloqueo peridural "epidural" y al parto en agua "aquadural". Haciendo referencia al enorme alivio que sienten las mujeres que utilizan una tina de agua durante el trabajo de parto.

Así que la preparación que requiere una mujer que pretende tener un parto en agua, corresponde a la misma que requiere cualquier mujer que pretenda tener un parto sin analgesia de la manera más natural posible.
¿QUÉ CARACTERÍSTICAS DEBE TENER EL AGUA DE LA TINA?
No se requiere agua purificada, ni mucho menos, para el parto en agua. En general, se usa el agua normal del hospital, que suele estar más limpia que la de la casa (en la que vamos a bañarlo en cuanto nos den de alta). Lo que si es fundamental es que al nacer el bebé el agua debe estar a 37 grados centígrados. Esto es importante porque uno de los miedos más graves acerca del parto en agua es que el bebé respire dentro de la tina (bronco aspire). Esto no va a suceder porque el bebé inicia su proceso respiratorio cuando percibe que ha cambiado de medio. Alrededor de la boca tiene sensores que le indican que ya no está dentro del agua y que la temperatura ha variado en forma importante. Mientras esto no ocurra, el bebé no va a respirar. El bebé se encuentra in útero a 37 grados centígrados y sumergido en líquido amniótico y nace a una tina a 37 grados centígrados llena de agua. No va a respirar hasta que haya sacado la cabeza de la tina y mientras lo hace, cosa que tarda unos 8 a 10 segundos en promedio, seguirá recibiendo sangre y oxígeno a través del cordón umbilical, que no dejará de latir hasta que el bebito esté respirando correctamente por sí mismo.
¿PUEDE INFECTARSE UN BEBÉ QUE NACE EN PARTO EN AGUA?
Hay dos miedos fundamentales en relación al parto en agua. Uno, ya lo discutimos en la pregunta anterior y se refiere a que el bebé bronco aspire. El otro es, precisamente, que el bebé se infecte. En todos los estudios relativos a parto en agua se ha concluido que los bebés no se infectan de ninguna secreción de su madre. Como diría el Dr. Rosenthal, uno de los primeros pediatras en atender partos en agua, "…la solución para la contaminación, es la dilución…" Es decir, el volumen de agua es tal que no se puede desarrollar una infección. Lo que si puede representar un problema es que la tina en donde nacen los bebés no se lave correctamente. Es por ello muy importante que cuando elijamos el hospital en donde va a nacer nuestro bebé nos cercioremos de que la tina es lavada y desinfectada de acuerdo a los protocolos internacionales. En el hospital en que nosotros más trabajamos, las tinas no solamente se limpian con cuidado y con sustancias especiales, sino que se toman cultivos cada determinado tiempo para asegurar que no hay bacterias.
¿PUEDO TENER UN PARTO EN AGUA ESTANDO BLOQUEADA?
No, como decíamos, la tina es lo que se usa en vez de la analgesia. Los partos en agua son partos sin bloqueo. Es por eso, que las mujeres que quieran tener un parto en agua, deben preparase para un parto psicoprofiláctico. No se puede meter a la tina a una mujer con un catéter en la espalda y además no tendría sentido porque lo importante del uso del agua caliente en el trabajo de parto, es el efecto relajante y analgésico de la misma.
¿TODAS LAS MUJERES SON CANDIDATAS A PARTO EN AGUA?
No, el parto en agua es para mujeres de bajo riesgo. Es decir mujeres sanas con embarazos a término. De hecho, no debe entrar al agua ninguna mujer que tenga alterados sus signos vitales o cuyo bebé no tenga una frecuencia cardiaca adecuada.
¿CÓMO PARTICIPA EL PADRE EN UN PARTO EN AGUA?
La participación del padre comienza desde el embarazo. Una pareja que desea tener un parto humanizado y acude a un centro de psicoprofiláxis, es una pareja que quiere tener información y participar activamente en el embarazo y el parto de su bebé. Así que durante el curso papá y mamá acuden a sesiones informativas semanalmente. Algunas de estas clases son más teóricas y otras son más prácticas. Desde ahí el papá participa, aprende, opina y reflexiona acerca del embarazo y recibe toda la información que requiere, no solamente para tomar decisiones asertivas acerca del parto de su bebé, sino para saber que hacer, cómo reaccionar y cómo ayudar a su pareja durante diversas situaciones en el embarazo y durante el trabajo de parto. Cuando mamá inicia contracciones papá sabe que debe cuidar que descanse, que coma, que tome líquidos y que permanezca tranquila y relajada acompañada solo de personas que no estén asustadas ni nerviosas. Una vez que el trabajo de parto ha regularizado, papá sabe, de antemano, cuando debe llevar a mamá al hospital. Una vez ahí, va a apoyarla ayudándola a moverse, dándole masaje, poniéndole una compresa de agua caliente o alentándola en proceso largo y cansado como lo es el trabajo de parto. Una vez que la mamá decide entrar a la tina, lo más habitual es que esté un buen rato sola dentro de la misma y el papá la aliente a tomar líquidos, le ponga agua en la espalda y la conforte desde afuera. Cuando el momento del expulsivo se acera, depende de cada pareja si él va a entrar a la tina o no durante el nacimiento del bebé. Algunas mamás prefieren parir estando solas en la tina, otras prefieren a sus parejas dentro del agua con ellas. Algunos papás están listos en su traje de baño para meterse en cuanto pueden y otros prefieren permanecer fuera del agua y ver, desde ahí, el nacimiento de su bebé.

Además, los papás que acuden a un curso de psicoprofilaxis, saben qué esperar del postparto y la lactancia. Están informados en relación a lo cansado y difícil que resultan los primeros meses después del nacimiento del bebé y están dispuestos a ayudar y procurar a su pareja durante esta etapa.
¿CUÁLES SON LOS PROS Y CONTRAS DEL PARTO EN AGUA?
En la medida que las mujeres que tengan partos en agua sean de bajo riesgo y sus bebés estén en término, no hay contras en el parto en agua. El Colegio Norteamericano de Ginecología y Obstetricia ya ha dictaminado que el parto en agua es un procedimiento inocuo.

Inocuo, no significa que no sirve, significa que no hace daño ni al bebé ni a su madre, y que, si representa una fuente de alivio y comodidad, puede llevarse a cabo sin peligro alguno.

Los pros ya los mencionamos. El efecto relajante y analgésico del agua caliente, la ingravidez que permite el libre movimiento de la mujer, la conexión que ella logra con su parte instintiva para parir a su bebé, la relajación del periné que nos evita tener que hacer episiotomías, etc.
¿CÓMO ES LA RECUPARACIÓN DE LA MADRE DESPUÉS DE UN PARTO EN AGUA?
Como en cualquier parto psicoprofiláctico (sin analgesia), la recuperación de la madre es sensacional. Durante el trabajo de parto las mujeres secretan endorfinas. Las endorfinas son morfina endógena; es decir, morfina generada naturalmente por nuestro cuerpo. Las endorfinas se producen cuando hacemos cosas que nos generan placer como puede ser reír, hacer el amor, el masaje, comer chocolate, cantar, hacer ejercicio, etc. Antes del trabajo de parto, las endorfinas aumentan en forma natural y suben todavía más en trabajos de partos largos y difíciles. Nuestro cuerpo no nos deja solos en el parto, nos facilita endorfinas para manejar la molestia que pudiera resultar de las contracciones. Estas endorfinas, cuando no ha habido analgesia, siguen activas durante el postparto y le permiten a la mujer recuperarse muy bien y muy rápido y lidiar con el dolor que pueden representar los entuertos, la bajada de la leche o los pezones agrietados. Además, le ayudan en el proceso de apego a nivel instintivo con su bebé. Sabemos que en los mamíferos la ausencia de endorfinas provoca que la madre no reconozca ni tampoco atienda a las crías. En el caso de los seres humanos en apego no es puro instinto, de hecho podemos apegarnos perfectamente a bebés que ni siquiera sean biológicamente nuestros, como es el caso de la adopción. Sin embargo, las mujeres que tienen partos psicorpofilácticos, tienen como un plus que, por lo menos desde el instinto, el apego con su bebé se va a facilitar.
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS PARA EL RECIÉN NACIDO?
En el caso del parto en agua, un beneficio para el bebé podría ser un paso más suave del útero al medio ambiente, pasando por la tina de agua. Sin embargo los mayores beneficios para el bebé, como en cualquier parto psicoprofiláctico, son que si su madre está tranquila y se siente segura y poco amenazada, va a parir en forma más rápida y fisiológica. Además, si su madre no tiene bloqueo, va a tener una mayor sensación de pujo, una mayor urgencia de pujar para que el bebé nazca, esto nos va a llevar a expulsivos más fáciles, que van a repercutir en la salud del bebé. Además, la lactancia se inicia durante el trabajo de parto. Así como secretamos endorfinas, también secretamos otra hormona que es la prolactina. La prolactina es la hormona encargada de producir la leche. Así que, la primera secreción importante de la hormona que determina la lactancia ocurre cuando tenemos contracciones. Esto provoca, que el inicio de la lactancia sea más fácil y más fluido y que la mujeres que han pasado por trabajo de parto y que estas tengan que hacer menos esfuerzo para que les baje la leche. Otra enorme ventaja, es que en algunos hospitales, cuando el parto es sin analgesia (sin bloqueo) y el bebé está bien, se puede optar por el alojamiento conjunto. Es decir, que la madre y el bebé pasan juntos a su cuarto y no se separan. En cuanto el bebé nace, la madre secreta una buena cantidad de adrenalina que va a mantener despiertos y alerta a la propia mujer y a su bebé durante un periodo que puede durar entre una y dos horas. Este se conoce como periodo de altera y es un momento en que la madre, sin importar cuan largo y cansado haya sido el parto está muy despierta y el bebé va a estar alerta y tranquilo, tanto como no va a volver a estarlo en 4 meses. Por eso es importante que el bebé y la madre estén juntos durante ese periodo para conocerse. Este periodo es también el momento en que se inicia la lactancia precoz. El bebé tarda más o menos 30 minutos en pegarse al pecho después del nacimiento. Si hay prisa, este primer contacto suele postergarse, repercutiendo negativamente en la lactancia en el futuro. Cuando ha habido analgesia o se ha requerido de una cesárea, el bebé y la madre se separan pronto. El primero suele pasar a la cuna y la segunda a la sala de recuperación. Sin no ha sido necesaria ninguna intervención, la madre y el bebé pueden pasar juntos a su cuarto e irse conociendo. El alojamiento conjunto implica que el bebé permanezca el la habitación de sus padres día y noche, de tal forma, que cuando salgan del hospital el proceso de adaptación del postparto se facilite.
¿QUÉ DICEN LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES ACERCA DEL PARTO EN AGUA?
Según el Colegio Norteamericano de Ginecología y Obstetricia el parto en agua es un procedimiento inocuo. Es decir, que no representa riesgo alguno para la madre o el bebé. Sin embargo, hay que considerar que es viable para mujeres de bajo riesgo y a término.
¿QUÉ MÉDICOS HACEN PARTO EN AGUA?
Los médicos que realizan parto en agua, son médicos gineco-obsteras que están familiarizados con la atención de partos humanizados y que han desarrollado el gusto por este tipo de nacimientos. Sin embargo, en caso de una urgencia, ellos están perfectamente capacitados para resolver el problema e incluso para realizar una cesárea de urgencia.
¿SE PUEDE HACER EN CASA?
En otros países del mundo, especialmente en Europa, en donde el parto en casa es un asunto común, el parto en agua puede hacerse en casa. En México, en el área rural en donde los partos son atendidos por parteras, no sería difícil que algunos de ellos fueran en agua. En nuestra Ciudad, hay pocas personas que atienden partos en casa y que estos puedan terminar siendo partos en agua. Sin embargo, en nuestra cultura, el parto se considera un evento potencialmente riesgoso y peligroso más que lo que en realidad es. Es decir, un proceso natural y fisiológico. Es por ello, que pocas mujeres embarazadas optan por parir en casa y prefieren hacerlo en el hospital. Por eso es tan importante para las instructoras en psicoprofiláxis y para las parejas que quieren optar por partos en agua o por partos humanizados, que haya hospitales que cuente con facilidades y con personal sensibilizado para poder realizar este tipo de nacimientos.



Ginecología y Obstetricia
Hospital Ángeles del Pedregal
Torre Ángeles, piso 9 - 930.
Héroes de Padierna, 10700
México D.F.
5135-1189
Conm: 5652-2011 ext 4931


Consultorio
Acueducto Rio Hondo No. 28 int 403
Coorporativo Lomas Virreyes a un
costado del hospital Santa Teresa
ahora Medica Sur Lomas
llamanos al 52021377


Parto en Agua

  • Sofía y Roberto

    ...
  • Doula Acompañamiento al Parto

    Mariana/Guera, no tenemos palabras para agradecerles su apoyo haciendo...
  • Calaverita más compartida y Likeada 2013

    ...
  • Gaby y Eduardo

    Hola Chicas: Pues les cuento, aunque la fecha posible de parto era el 11 de se...
  • Cosima y Hector

    ...
  • Estudio Fotográfico

    ESTUDIO FOTOGRÁFICO PARA MAMÁS EMBARAZADAS, BEBÉS Y FAMILIAS   &...
  • Publicaciones

    Te presentamos una colección de artículos con información que te ayudar&aacu...
  • Pláticas en Pareja

    Son 14 pláticas de 2 horas para las parejas, que se imparten 1 vez a la semana, en cualquiera de e...